A filthy dirty christmas 13 y 17 - Varios autores

13º SANTA'S BABY
Ella lo llama su Papi Noel...

Ford Gamble es el mejor amigo de mi padre. También es el solitario guardián del faro de Conception Ridge. Recuerdo una época en la que él estaba más presente: el alimento perfecto, más caliente que el pecado, para todas mis fantasías de adolescente. Y si soy sincera, también para la mayoría de mis fantasías desde entonces...
Ahora su pelo sexy y su espesa barba son lo suficientemente plateados como para parecerse a un atractivo Santa Claus cuarentón con abdominales. Y eso es lo que me lleva a dirigirme al faro en una oscura y tormentosa Nochebuena en la que la residencia de ancianos en la que trabajo necesita un Sr. Claus de repuesto para su celebración anual.
Pero subestimo el mal tiempo. Lo siguiente que sé es que me despierto en su cama y me doy cuenta de que puede que le haya revelado mis fantasías prohibidas en mi sueño febril. ¿Podré convencerlo de que finalmente me permita llamarlo Papi Noel? ¿O negará que comparte mis sentimientos tabúes?
Porque sé que Ford no puede dejar de mirarme con un calor salvaje en su mirada. Y mi desesperado deseo navideño es que piense en corromper a su pequeño y no tan inocente ángel.

17º FATHER CHRISTMAS
Papá ha venido a casa para Navidad.
Antes de que mi mejor amigo falleciera, le prometí que cuidaría de su niña. He mantenido esa promesa durante dieciocho años, cuidando de Astrid como si fuera propia, hasta la noche en que se convirtió en mía, llamándome papi en un patio vacío. Eso fue hace cuatro meses. Tiempo más que suficiente para darme cuenta de que es ella con quien quiero volver a casa. Su familia ha alquilado una cabaña para Navidad y, como miembro de facto de la familia, cuento con una invitación permanente a sus reuniones. Tengo una semana para demostrarle a Astrid que papá no está jugando a las casitas. Él está jugando para quedarse.
Pero cuando vuelvo a poner mis manos sobre ella, se siente diferente. Más suave y llena en lugares que sólo pueden significar una cosa.
Santa Claus escondió un regalo de Navidad anticipado en lo más profundo de mi niña, un secreto que no puede permanecer secreto por mucho tiempo.

Mil gracias a LBDC!

Related Posts

Subscribe Our Newsletter